Te sientes “Emo”…?

Aunque una depresión severa puede destruir la vida de la persona enferma y la de su familia, si no recibe un tratamiento eficaz, en la mayoría de los casos se puede acabar con el sufrimiento. La depresión es una enfermedad que afecta al cerebro, la manera de pensar y el estado de ánimo, cambiando en muchos aspectos la vida cotidiana de la persona. No debemos confundir la tristeza, que es un estado de ánimo pasajero, con la depresión, que puede durar desde semanas hasta años.

La depresión severa provoca que actividades que antes eran sumamente placenteras ya no lo sean. No todos los enfermos padecen el mismo número de síntomas:

-Insomnio o por el contrario dormir más de lo normal.
-Pensamientos de suicidio o muerte, con intento de suicidio en algunos casos.
-Irritabilidad e inquietud.
-Tristeza, ansiedad o sensación de vacío.
-Pesimismo y desesperación. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

El Hombre Triste…

Había una vez un muchacho que vivía en una casa grande sobre una colina. Amaba a los perros y a los caballos, los autos deportivos y la música. Trepaba a los árboles e iba a nadar, jugaba al fútbol y admiraba a las chicas guapas. De no ser porque debía limpiar y ordenar su habitación, su vida era agradable.

Un día el joven le dijo a Dios:
– He estado pensando y ya se que quiero para mi cuando sea mayor.

– ¿Que es lo que deseas? – le pregunto Dios.

– Quiero vivir en una mansión con un gran porche y un jardín en la parte de atrás, y tener dos perros San Bernardo. Deseo casarme con una mujer alta, muy hermosa y buena, que tenga una larga cabellera negra y ojos azules, que toque la guitarra y cante con voz alta y clara. Quiero tres hijos varones, fuertes, para jugar con ellos al fútbol. Cuando crezcan, uno será un gran científico, otro será político y el menor será un atleta profesional. Quiero ser un aventurero que surque los vastos océanos, que escale altas montanas y que rescate personas. Y quiero conducir un Ferrari rojo, y nunca tener que limpiar y ordenar mi casa”

– Es un sueño agradable – dijo Dios-. Quiero que seas feliz.

Un día, cuando jugaba al fútbol, Lee el resto de esta entrada »