El Árbol de los Amigos…

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar y hay otras que apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.
Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papa y nuestra amiga mama, que nos muestran lo que es la vida. Después vienen los amigos
hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros y luego pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.
Lee el resto de esta entrada »

El osito de Peluche…

Un antiguo cuento nos narra como los juguetes platican entre ellos mientras sus amos duermen, en forma similar a la película Toy´s Story, los soldaditos de plomo, el oso de peluche, la ranita de plástico, la muñeca musical, el bebé de hule, las canicas de mil colores, todos en esta fantasía infantil cobran vida y entre ellos empieza la diversión.

Casi ya por amanecer cuando los juguetes deben regresar a su lugar y quedarse muy quietos a la espera de sus amos, el osito de peluche les hacía a sus compañeritos una ultima reflexión:

“Cuando me trajeron de la tienda era yo un muñeco precioso, mi pequeño amo jugaba todo el día conmigo, hace tiempo uno de sus amiguitos me arrancó un brazo, con el tiempo se me desprendió un ojo, parte de mi peluche ha desaparecido y la verdad me siento sucio, yo me imaginaba que mi pequeño amo ya no me amaría, para mi sorpresa y a pesar de mi aspecto el me ama aún más que al principio, no puede salir de viaje si falto yo, en las noches tengo que estar junto a él para que pueda dormir, bueno les platico el berrinche que hizo porque le prohibieron que lo acompañara en su primer día de escuela. La verdad no sé cuál sea mi final pero les quiero confesar que aprendí lo que es el amor pues a pesar de mi aspecto soy amado, hoy puedo dormir en paz porque sé que me aman como soy”. Lee el resto de esta entrada »

Jesus llegó…

Impresionante video de reflexión. Lee el resto de esta entrada »

El amor es como un niño…

El amor es como un niño que juega a las escondidas, tu tienes que buscar y buscar en varias personas a ver en donde se escondió, muchas veces piensas que ya lo encontraste y te das cuenta de que no era el amor quien estaba escondido en esa persona, sino que era la amistad disfrazada de amor.

También el amor puede ser que el amor este escondido en la persona que escogiste como pareja, pero resulta que el amor se cansó de ese escondite y decide buscar otro, pero por la costumbre te quedas con esa persona, no por amor, sino por costumbre, por esto vemos algunas parejas que se mantienen unidas por mucho tiempo pero que realmente no están enamoradas. Lee el resto de esta entrada »

Te sientes “Emo”…?

Aunque una depresión severa puede destruir la vida de la persona enferma y la de su familia, si no recibe un tratamiento eficaz, en la mayoría de los casos se puede acabar con el sufrimiento. La depresión es una enfermedad que afecta al cerebro, la manera de pensar y el estado de ánimo, cambiando en muchos aspectos la vida cotidiana de la persona. No debemos confundir la tristeza, que es un estado de ánimo pasajero, con la depresión, que puede durar desde semanas hasta años.

La depresión severa provoca que actividades que antes eran sumamente placenteras ya no lo sean. No todos los enfermos padecen el mismo número de síntomas:

-Insomnio o por el contrario dormir más de lo normal.
-Pensamientos de suicidio o muerte, con intento de suicidio en algunos casos.
-Irritabilidad e inquietud.
-Tristeza, ansiedad o sensación de vacío.
-Pesimismo y desesperación. Lee el resto de esta entrada »

La Flecha…

Un rey, que en su carruaje pasaba por un pueblo, observó una flecha disparada exactamente en el centro de un blanco, que era un círculo dibujado en el tronco de un árbol.
.
Intrigado, se dió cuenta que ademàs había otras flechas disparadas en varios sitios, todas con la misma precisión en el centro del blanco.
.
Sorprendido por la habilidad del arquero, mandó a sus pajes a buscarlo.
.
Después de algunos minutos encontraron al autor de los certeros disparos.
.
Se trataba de un niño de no más de 12 años.
.
– Eres tú el hábil arquero? -preguntó el rey.
.
– Sí, -respondió el chiquillo.
.
Cómo haces para ser siempre tan certero en tu puntería? -preguntó de nuevo el rey.
.
– Es muy simple, -dijo el muchacho-, primero disparo la flecha y después dibujo el blanco alrededor del ella.
.
Piensa por un momento si hacemos eso en nuestras vidas con las personas que nos rodean. Lee el resto de esta entrada »

El mendigo Musical …

Esta historia es sobre un hombre que reflejaba en su forma de vestir la derrota, y en su forma de actuar la mediocridad total.

Ocurrió en París, en una calle céntrica aunque secundaria. Este hombre, sucio, maloliente, tocaba un viejo violín.

Frente a él y sobre el suelo estaba su boina, con la esperanza de que los transeúntes se apiadaran de su condición y le arrojaran algunas monedas para llevar a casa.

El pobre hombre trataba de sacar una melodía, pero era del todo imposible identificarla debido a lo desafinado del instrumento, y a la forma displicente y aburrida con que tocaba ese violín.

Un famoso concertista, que junto con su esposa y unos amigos salía de un teatro cercano, pasó frente al mendigo musical.

Todos arrugaron la cara al oír aquellos sonidos tan discordantes. Y no pudieron menos que reír de buena gana.

La esposa le pidió, al concertista, que tocara algo. El hombre echó una mirada a las pocas monedas en el interior de la boina del mendigo, y decidió hacer algo.

Le solicitó el violín. Y el mendigo musical se lo prestó con cierto recelo.

Lo primero que hizo el concertista fue afinar sus cuerdas.

Y entonces, vigorosamente y con gran maestría arrancó una melodía fascinante del viejo instrumento. Los amigos comenzaron a aplaudir y los transeúntes comenzaron a arremolinarse para ver el improvisado espectáculo. Lee el resto de esta entrada »