El mendigo Musical …

Esta historia es sobre un hombre que reflejaba en su forma de vestir la derrota, y en su forma de actuar la mediocridad total.

Ocurrió en París, en una calle céntrica aunque secundaria. Este hombre, sucio, maloliente, tocaba un viejo violín.

Frente a él y sobre el suelo estaba su boina, con la esperanza de que los transeúntes se apiadaran de su condición y le arrojaran algunas monedas para llevar a casa.

El pobre hombre trataba de sacar una melodía, pero era del todo imposible identificarla debido a lo desafinado del instrumento, y a la forma displicente y aburrida con que tocaba ese violín.

Un famoso concertista, que junto con su esposa y unos amigos salía de un teatro cercano, pasó frente al mendigo musical.

Todos arrugaron la cara al oír aquellos sonidos tan discordantes. Y no pudieron menos que reír de buena gana.

La esposa le pidió, al concertista, que tocara algo. El hombre echó una mirada a las pocas monedas en el interior de la boina del mendigo, y decidió hacer algo.

Le solicitó el violín. Y el mendigo musical se lo prestó con cierto recelo.

Lo primero que hizo el concertista fue afinar sus cuerdas.

Y entonces, vigorosamente y con gran maestría arrancó una melodía fascinante del viejo instrumento. Los amigos comenzaron a aplaudir y los transeúntes comenzaron a arremolinarse para ver el improvisado espectáculo. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Himno “Sublime Gracia” entra al Salón de la Fama

(NoticiaCristiana.com) Interpretado en los últimos 40 años por más de 1800 artistas de renombre entre los que se encuentran Diana Ross,Elvis Presley, Mahalia Jackson,Aerosmith Steven, Withney Houston entre otros, el Himno “Sublime Gracia” (Amazing Grace) fue incorporado en las nominaciones del 2007, como uno de los temas musicales merecedores de estar en la lista de los galardonados por el Salón de la Fama – Christian Music Hall of Fame and Museum.Para el pastor de color ,Wintley Phipps,la música, el ritmo y la tonada fue asimilada por el autor John Newton de la cadenciosa y sumisa actitud de los esclavos negros que él transportaba y que efectuaban labores de remo por horas y horas en alta mar.

Este himno ha sido cantado en los momentos más dificiles y célebres de la historia. Fue cantado por ambos bandos que se enfrentaban en la Guerra Civil del Norte contra el Sur de los Estados Unidos, también fue interpretado en todas las marchas convocadas por el Rev. Martin Luther King en defensa de los Derechos Civiles de la gente de color.

Uno de los momentos más emocionantes es sin duda cuando “Amazing Grace” fue cantado por Nelson Mandela y sus seguidores luego que recobró su libertad después de 27 años de encierro y cuando se destruian las paredes el celebre día que cayó el Muro de Berlín rompiento las barreras de oriente y occidente .

Amazing Grace también fue interpretado en la marcha de los caídos del 11 de setiembre y en la marcha de los damnificados por el huracán Katrina.

Lo cierto es que de ahora en adelante este himno histórico acompañará en el Salón de la Fama a otros laureados himnos evangélicos: “Roca de la Eternidad” ( Rock of the Ages), así como al centenario “Cuán Grande es El”( How great thou art), de igual modo adornan la lista el tema ” Oh que amigo nos es Cristo”, y al no menos conocido tema infantil “Cristo me Ama” (Jesus Loves me).

El compositor,John Newton, antes de su conversión al cristianismo, era un navegante inglés que comerciaba esclavos africanos y ejerciendo dicho oficio quedó discapacitado de una pierna al recibir un arponazo.

En 1772 , convertido ya al cristianismo predica un sermón en base a 1° Crónicas 17:16, lo cual lo conmovió tremendamente y fue la base de la letra de este galardonado himno.
En dicho texto bíblico encontramos al Rey David maravillado de la gracia de Dios y manifiesta exaltado:

«Señor y Dios, ¿quién soy yo,
y qué es mi familia,
para que me hayas hecho llegar tan lejos?

Es así que John Newton concibe las estrofas del himno que dos siglos después de convertiría en un clásico evangélico: Amazing Grace o “Sublime Gracia”,en cuyo texto traducido al español encontramos la letra que ha sido y es de gran bendición para generaciones de cristianos en todo el mundo:

Su

blime gracia del Señor,
Que a mí, pecador, salvó,
Fui ciego mas hoy veo yo,
Perdido y El me halló.

Su gracia me enseñó a temer,
Mis dudas ahuyentó,
¡Oh, cuán precioso fue a mi ser,
Cuando Él me transformó!.

En los peligros o aflicción,
Que yo he tenido aquí,
Su gracia siempre me libró,
Y me guiará feliz.

Y cuando en Sión por siglos mil,
Brillando esté cual sol,
Yo cantaré por siempre allí,
Su amor que me salvó.

Gracias a Dios por esta composición que sigue siendo de bendición y es cantada dentro y fuera de las iglesias con gran devoción por miles de cristianos, a pesar de la incursión de ritmos modernos y del lamentable mercantilismo que ataca a la música cristiana.

Por: Dr.Roberto Moisés Miranda Moreno
– Himnólogo y Abogado evangélico- Perú