Hola Papi…

Todo pasó una mañana muy temprano cuando me estaba preparando para ir a un campamento, ya que nos habían invitado a dirigir la alabanza. Estaba tan apurado que no me percaté de que mi hija Zuri de 3 años de edad se había despertado y me veía detenidamente y a la vez con curiosidad.Mientras seguía apurado empacando mis cosas, dirigí mi mirada hacia donde estaba ella.

– Hola papi, me dijo sonriendo.

Esas sencillas palabras me conmovieron a tal grado que dejé por un minuto lo que estaba haciendo , la levanté del suelo y la abracé fuerte. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios